Cuando organices una fiesta, siempre recuerda seguir el consejo de las tres listas. Esto te va a ayudar a tener todo listo y que no estés a las carreras a la mera hora.

 

La primera lista que tienes que hacer es la de los invitados. Aquí vas a decidir el número de personas invitadas, lo que tienen en común, el ambiente que quieres, el tipo de cena, etc.

Si tu lista de invitados es de puros amigos, puedes hacer una fiesta más casual, con barra buffet y un ambiente relajado con música que les guste. En cambio, si la lista de invitados es de los compañeros de trabajo, el ambiente va a ser más solemne. El código de vestimenta, la música, la comida y las decoraciones van a ser un poco más serias. 

Una vez que sepas cuantas personas van a atender a la fiesta, empieza a planear el menú. Puedes empezar por el plato principal y luego decidir la entrada, postre, botanas, canapés, etc. Aquí vas a escoger el tipo de servicio como buffet, familiar, emplatado o coctel y también decides si vas a necesitar contratar meseros o no.

Es importante considerar que no debes exceder tus capacidades o las de tu cocina en caso de que tu vayas a cocinar. 

Ahora que ya sabes cuantas personas van a ir y que tipo de comida vas a dar, es hora de hacer la lista de las cosas que vas a comprar o contratar. Compra todos los productos no perecederos lo más pronto posible para que te quites ese pendiente de encima. Eso también te va a ayudar (en especial las decoraciones) para ver cómo las vas a poner y en donde. 

Lo mejor sería que tuvieras todas las compras hechas un día antes de la fiesta para que puedas aprovechar el día del evento para cocinar, decorar todo y arreglar a tu gusto. El día de la fiesta ya también tienes que tener la lista de reproducción que vas a poner, la iluminación, otros servicios contratados, etc.

 

ImprimirEmail